Historia

Teoría de la conspiración, Coronavirus, ¿un arma biológica que salió mal?

Covid-19 llamado así por la OMS, Los coronavirus son una familia de virus que se descubrió en la década de los 60 pero cuyo origen es todavía desconocido. Sus diferentes tipos provocan distintas enfermedades, desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave (una forma grave de neumonía).

Gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se pueden tratar de forma eficaz. De hecho, la mayoría de las personas contraen en algún momento de su vida un coronavirus, generalmente durante su infancia. Aunque son más frecuentes en otoño o invierno, se pueden adquirir en cualquier época del año.

El coronavirus debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo. Se trata de un tipo de virus presente tanto en humanos como en animales.

¿Arma Biológica fuera de control?

El Instituto de Virología de Wuhan, en el epicentro de la epidemia de coronavirus de China, está tratando de sofocar las teorías de conspiración que proliferan a su alrededor, una señal de que el nivel de confianza pública en el gobierno ha disminuido desde el brote del virus.

El laboratorio fue objeto de atención a fines de enero, luego de que los científicos chinos dijeron que el virus podría tener una conexión con los murciélagos a través de un intermediario. Como el laboratorio cuenta con investigadores que estudian los virus relacionados con los murciélagos, se convirtió en un blanco de sospechas en internet y fue asociado a otras las teorías sin fundamento que defendían que el virus podría haber escapado del laboratorio o ser un arma biológica que salió mal.

La creencia de que el virus fue contagiado en un mercado de productos exóticos del mar o animales fue rechazada por la Organización Mundial de Salud y ahora muchos científicos de prestigio internacional han lanzado la idea que el virus fue el resultado de la bioingeniería.

Resulta que precisamente en Wuhan, donde viven 12 millones de personas, está funcionando uno de los más sofisticados laboratorios biológicos del máximo nivel de bioseguridad 4, Wuhan BSL-4, perteneciente al Instituto de Virología de Wuhan, que experimenta con agentes biológicos que representan un alto riesgo individual de contagio.

De allí podemos deducir que no solamente los científicos chinos tenían acceso a este patógeno que podía mutar durante los experimentos, sino también los virólogos norteamericanos, británicos y canadienses. En 2018, en el sur de China, los virólogos descubrieron 89 nuevos coronavirus procedentes de murciélago, según la revista norteamericana Journal of Virology (13 de junio 2018) que tenían el mismo receptor que el CoV-MERS.

El Instituto de Virología de Wuhan negó que dentro de sus instalaciones trabajaba el «paciente cero» del Covid-19, después de que algunas especulaciones señalaran a la institución como culpable de la propagación de la enfermedad.

Las autoridades de China indican, hasta el momento, que el primer contacto con este virus ocurrió en el mercado de mariscos de Wuhan, donde sostienen que surgió la enfermedad, a pesar de que la revista científica The Lancet publicó el 24 de enero que el «paciente cero» no acudió a esas instalaciones.

Las teorías que sugieren que el nuevo virus fue construido por el hombre han sido rechazadas enfáticamente por los científicos de todo el mundo, incluidos 27 destacados científicos de salud pública de fuera de China que emitieron un comunicado publicado el miércoles por la revista médica The Lancet. «Científicos de múltiples países han publicado y analizado genomas del agente causal … y concluyen abrumadoramente que este coronavirus se originó en la vida silvestre», dice la publicación.

Sin embargo, los rumores se han extendido ampliamente en línea, en la medida en que Shi Zhengli, investigadora principal de virus relacionados con murciélagos en el laboratorio, publicó en su cuenta de WeChat el 2 de febrero que el virus era «un castigo de la naturaleza para los humanos» por sus «hábitos de vida incivilizados», y dijo que «garantizó con su vida» que no tenía ninguna relación con el laboratorio.

Les dejo un mapa interactivo de las zonas de contagio, datos de los países confirmados, y otra información interesante que les comparto a través de este enlace de Google map:

https://www.google.com/maps/d/viewer?mid=1S0vCi3BA-7DOCS13MomK7KebkPsvYl8C&usp=sharing

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Es tanta la información, y desinformación, que hay alrededor de esta enfermedad que no puedo descartar ninguna hipotesis. Buen artículo, saludos 🙂

    1. admin dice:

      Hola, gracias por tus comentarios.
      Si, cuando hice el articulo, lo hice con signos de interrogación, para no generar polémica. Tomando en cuenta que hay tanta información y desinformación en noticias y la red.
      igual, como dices, quizás nunca sepamos a ciencia cierta que provoco esto.
      Nuevamente gracias, y comparte el post y el blog.
      Saludos,
      Carlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *